martes, 25 de marzo de 2014

Noches de apatía.

                                                                                             Cuando estamos llenos de ilusiones
                                                                                             que florecen ante nosotros
                                                                                             y se esfuman como locas
                                                                                             caminando entre despojos.
                                                                                             Amigo, qué te voy a contar yo
                                                                                             si no sé nada del amor.



Y otra vez estoy aquí
otra vez duermo con pies fríos
desolados y distantes.
Te dejé pasar y volviste a por más.
Estás loco y no me fío
y este momento lo quiero contigo.

Abrígame cuando caiga la noche
porque seré más vulnerable que antes.
Ven, tiembla conmigo.
Te acaricio y te suspiro
y yo sigo sintiendo frío.
Las noches ya no nos sirven
se convirtieron en apatía
así que mírame sincero
sientes lo mismo que yo
nada.