domingo, 30 de marzo de 2014

Guerra de olvidos.

    
                                                                                                          Se me olvida que te perdí
                                                                                                             que la lluvia se nos echaba encima
                                                                                                             que vivíamos aniquilados por amor.


Tal parece que desvaneces
y no ofreces nada más que insatisfacción
Por ti reprimí mis canciones
mi locura y mis vuelos
nadie me intimidaba antes de ti
ganaste esta guerra
mi guerra de tropiezos.

Te quería aquí
pero no conseguimos mantenerlo a flote.
Ahora, vivimos aniquilados de los desechos
desaparecemos en el día
y tú revives en mis sueños
pero no ofreces nada más que versos vacíos
o besos que saben a poco.

Te quería aquí
pero sólo traes gotas de lluvia ácida
reprimidos al viento
nada me interesa más que esto
pero entiendo que ya nos perdimos hace tiempo.

martes, 25 de marzo de 2014

Noches de apatía.

                                                                                             Cuando estamos llenos de ilusiones
                                                                                             que florecen ante nosotros
                                                                                             y se esfuman como locas
                                                                                             caminando entre despojos.
                                                                                             Amigo, qué te voy a contar yo
                                                                                             si no sé nada del amor.



Y otra vez estoy aquí
otra vez duermo con pies fríos
desolados y distantes.
Te dejé pasar y volviste a por más.
Estás loco y no me fío
y este momento lo quiero contigo.

Abrígame cuando caiga la noche
porque seré más vulnerable que antes.
Ven, tiembla conmigo.
Te acaricio y te suspiro
y yo sigo sintiendo frío.
Las noches ya no nos sirven
se convirtieron en apatía
así que mírame sincero
sientes lo mismo que yo
nada.