sábado, 30 de agosto de 2014

Adictos.

                                                   
                                                                   No hay peligro si no escuece el corazón - 
                                                                                                                 Dani Flaco.

La adicción que daña es pasar noches en vela,
llorando lágrimas desordenadas
y ardiendo en amores prohibidos.
Adictos a perder las noches y las mareas
de agotarse por la pena
siendo juzgados sin merecer
y con miedo a perder.

Quiero que decidas no caer
que despiertes a mi lado todos los días
y si tu quieres
te enseño a volar
a reírnos de nuestras tonterías
y a ser adictos sin obsesión.

No seas mi enemigo
no tengas miedo de decir te quiero
porque al final siempre es la misma historia...

domingo, 15 de junio de 2014

Huyendo.

Me gusta cuando amanece
y me miras como loco
cuando aflora el día
y arde más alto,
este frenesí de agua de coco.

Lento juego de miradas
lento juego de luces
que recorren tu costado
hacia dónde tú quieras.

Rumores quebrándose
que dejen paso a este arco de esperanzas
que huyan
como huyen mis horas perseguidas
entre lo ideal y lo real,
lo esperado e imaginado.

A veces no esperas nada
y es un luto
de este país en sueño.

A veces te recorre lo poco que queda
despertando los pájaros que dormían en tu alma
tiñéndola con una sonrisa
y cantar, correr, huir
hasta que se reviva el tiempo.


martes, 29 de abril de 2014

De casualidades y destinos se trataba.


                                                                                                                      Para ti,
                                                                                                                      dulce loco.


Me miraba al espejo cada mañana
por mi rostro y mi cuerpo pasaban los años
los recuerdos y los sueños,
los silencios y fuegos desabridos,
de una vida en solitario.

Esperando quién sabe qué
las horas pasaban
y el mundo se incendiaba.
En él la gente habla de destinos
de aquello que pasa por algo
de vidas enlazadas, 
de amores domesticados,
de los que se aferran a sus creencias,
y caminan por caminos ya andados.

Me negaba a creer en eso, claro.
Yo y mi mundo de puras casualidades
de idas y venidas,
de improvisaciones
y consecuencias meramente propias.

Pero un día apareciste tú,
te conocí silencioso y secreto
con esa avidez abrasadora
que desmoronaba todo,
todas mis imaginaciones de esta vida.

En ti me busqué y me encontré
con tanta facilidad que parecía increíble
dos personas tan distintas
y parecidas al mismo tiempo.
Una sonrisa nos llenaba,
una mirada bastaba.
Una vida que cambia
y no parece la misma.

La luz ya no se desmorona sobre mi rostro
en el espejo brilla algo distinto
casualidad o destino conocerte,
da lo mismo.
Porque el tiempo pasa pero no mata,
el tiempo late 
y te hace mirar diferente, 
a cada paso que avanzas.

domingo, 30 de marzo de 2014

Guerra de olvidos.

    
                                                                                                          Se me olvida que te perdí
                                                                                                             que la lluvia se nos echaba encima
                                                                                                             que vivíamos aniquilados por amor.


Tal parece que desvaneces
y no ofreces nada más que insatisfacción
Por ti reprimí mis canciones
mi locura y mis vuelos
nadie me intimidaba antes de ti
ganaste esta guerra
mi guerra de tropiezos.

Te quería aquí
pero no conseguimos mantenerlo a flote.
Ahora, vivimos aniquilados de los desechos
desaparecemos en el día
y tú revives en mis sueños
pero no ofreces nada más que versos vacíos
o besos que saben a poco.

Te quería aquí
pero sólo traes gotas de lluvia ácida
reprimidos al viento
nada me interesa más que esto
pero entiendo que ya nos perdimos hace tiempo.

martes, 25 de marzo de 2014

Noches de apatía.

                                                                                             Cuando estamos llenos de ilusiones
                                                                                             que florecen ante nosotros
                                                                                             y se esfuman como locas
                                                                                             caminando entre despojos.
                                                                                             Amigo, qué te voy a contar yo
                                                                                             si no sé nada del amor.



Y otra vez estoy aquí
otra vez duermo con pies fríos
desolados y distantes.
Te dejé pasar y volviste a por más.
Estás loco y no me fío
y este momento lo quiero contigo.

Abrígame cuando caiga la noche
porque seré más vulnerable que antes.
Ven, tiembla conmigo.
Te acaricio y te suspiro
y yo sigo sintiendo frío.
Las noches ya no nos sirven
se convirtieron en apatía
así que mírame sincero
sientes lo mismo que yo
nada.

domingo, 12 de enero de 2014

En este bar de sinceros.

Y la vida te da la espalda,
cuando crees que ya encontraste la solución perdida,
va y te tira una gota más que congelada.
Te amarga y te desarma,
tan dulce y temible
fugitiva de los sueños
que salen del alma
siendo eternos emigrantes
que vuelan ardientes de tu pecho,
sin mirar el tiempo que pasa.

Ven que te voy a contar
las veces que te quise en mi cama.
Ven sin disimular
tómate una copa en este bar
me voy a desahogar
eterno trágico.
Ven que pronto me absorberé
en esta copa vacía.
Yo quería sexo
y me convertí en amor.
Quién lo diría...

Y mañana...
¿qué coño?
mañana construiré otro muro de mentiras
porque somos así.
Bailamos a nuestro aire,
mentimos, tropezamos, lloramos
sonreímos, buscamos y amamos.
Todo sin darnos ni siquiera cuenta
la mayoría de las veces, es tarde
y así somos.