domingo, 17 de noviembre de 2013

Autobúsqueda.

Llaman a mi puerta
- quizás sea la locura
que viene a buscarme-
Me despierto y tiro de ella haciéndome pequeña
tiro de la seda estropeada
de sensibilidades insensibles
y de vías invisibles que alcanzo con ansias
que vienen y van.

Este ánimo incontrolable que controla mi todo.
Aquello que daña
se escapa del alma
le dices y ya ha desaparecido.
No siempre es diamante
también, seda oscuridad.

Es algo distinto
eso lo he comprendido
y esto es necesario
es para acabar conmovidos
arropándonos uno al otro
viendo el mar imperturbable
siendo mariposa nocturna
buscando destinos en cadena.

Podría perderme, yo que sé
pero prefiero la emboscada
que me ayude a entender, a crecer.
Es una autobúsqueda
de mis más y mis menos
y créeme, es hermoso.