domingo, 17 de noviembre de 2013

Autobúsqueda.

Llaman a mi puerta
- quizás sea la locura
que viene a buscarme-
Me despierto y tiro de ella haciéndome pequeña
tiro de la seda estropeada
de sensibilidades insensibles
y de vías invisibles que alcanzo con ansias
que vienen y van.

Este ánimo incontrolable que controla mi todo.
Aquello que daña
se escapa del alma
le dices y ya ha desaparecido.
No siempre es diamante
también, seda oscuridad.

Es algo distinto
eso lo he comprendido
y esto es necesario
es para acabar conmovidos
arropándonos uno al otro
viendo el mar imperturbable
siendo mariposa nocturna
buscando destinos en cadena.

Podría perderme, yo que sé
pero prefiero la emboscada
que me ayude a entender, a crecer.
Es una autobúsqueda
de mis más y mis menos
y créeme, es hermoso.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Con alas nuevas.

Escribo tu nombre en mi almohada
cálida y a la vez tan fría
llena de besos que cubrieron mi cuerpo
y que ahora inundan mis ojos.

Ya no me miro al espejo,
al menos ya no como antes,
él lo deslumbraba con su silueta
allí plasmado, tan dulce y risueño.

Ya no me pinto la cara de enamorada
ni destaco los besos allí grabados con colorete.
En cambio, maquillo una y otra vez cada matiz
maquillo a una chica distinta
ocultando los arañazos
y la desgana que desprende mi cuerpo cada día.
Me disfrazo de chica feliz
a la que nada le falta
y hasta me lo estoy creyendo.

Ya no sangro cuando me corto
ya mis venas no son sensibles
mis muñecas están cicatrizadas
y empiezan a brillar.

Vuelvo a andar sin tambalear
Vuelvo a hacer y no parar.
Llega el frío y le hago frente al miedo.
Cae la noche y ya no me asusta.

Atrás Melancolía.

Independiente, solitaria.

No cortarán mis alas.

Nadie me va a alcanzar.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Ahogos.

Hoy estoy aquí
para hablarte de sueños ahogados
que se escaparon arrolladores
antes del amanecer.
No florecieron jamás
sólo se convirtieron en tinieblas imborrables
dispuestas a arrancarme la piel
como tornados aborrecibles que arrasan
que desvanecen todo a su antojo.

Y luego le lloro al bolígrafo y a su papel
reclamando noches de estampa
jugosas e insaciables
una y otra vez.
Le lloro al canto de los pájaros
tan naturales e ingeniosos
que ya poco tienen que hacer conmigo
una y otra vez.

Alguien me dijo alguna vez
que no todo estaba perdido
aunque nada se sirve en bandeja.
Porque todo se reclama
todo se lucha
todo se acaba.
Me recuerda a ti
Tú perdido entre mis piernas
enlazado a mí en un sinfín.
Qué bonita estampa
que ya sólo existe en mi cabeza.

Mi imaginación cada día alcanza límites interminables
y tú apareces en ella
tan sonriente y despreocupado
humilde, consentido.
Pero tan fugaz a la vez
desapareciendo sin dejar rastro.
Y cuando vuelvo a lo real,
los amaneceres siguen preciosos
las olas ya alcanzan la perfección
y los pájaros cantan
regalando sus versos al cielo
como si nada de esto hubiese ocurrido.
Sólo encuentro un hueco vacío
aquí solo, corrosivo 
y distante en el olvido.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Emboscada.

Rozó mi corazón enfermizo.
Su almohada fue mi punto de apoyo.
Y el mar, mi soledad.

Las noches se hicieron tormentas
cuando dejó de nadar entre mis brazos
deslizándose entre olas
escapándose sin más.

Triunfé contra todas las emboscadas posibles
y ahora no consigo derribar la más difícil,
la mía propia, que no quiere olvidar.

Estoy viva.
No me preguntes por qué
No importa lo que sucederá
las pasiones que recorrerán esto,
este sistema frío
que está llegando a su final.

Ven y dime la verdad.
Sigo viva.