viernes, 23 de agosto de 2013

Dile.

Si por mi fuera,
daría todo y nada
por un minuto más en tu pecho.
Por un minuto más
de miradas y caricias.
Por sólo una sonrisa más.
Por estar satisfechos.
Por ser valientes,
sabiendo que aún se puede.
Se puede vivir por lo nuestro.
Así, dile que lo eché de menos
en el frío de las tormentas,
en las noches sin poder dormir,
en la oscuridad
y en Navidad.
Dile que fue un gran momento.
Pero dile, también, que no todo es eterno
y lo sabemos.