martes, 21 de mayo de 2013

Mírame.

Mírame y dime que ya no volverás.
Que no cruzarás lo que un día fuimos.
Que no romperás con tu dolor.

Porque ya sabes como me siento.
Y yo sé como me siento,
como estrella en la noche,
como flor que brota,
como quién viene y quién va.
Sola, libre.

Mírame y lánzame todo tu aroma,
tu calor, tus lágrimas, tus pesadillas
o incluso tus alegrías.
Porque cada paso que damos,
es un eterno final.

Mírame y di que no jugaste limpio.
Mírame ya.
Porque ambos sabemos la verdad.
Porque nunca pondremos punto y final.