domingo, 28 de abril de 2013

Cada vez.

Cada vez que pienso en tu mirada,
me da un qué se yo.
Como sensaciones incomprensibles y difusas.

Y no logro recordar lo que fuimos
puede ser, que no quiera.

Casi incapaz de amar.
Incapaz de madurar en ese sentido.
De sentir.
En esos tiempos tan pasados
que están presentes en mí.
Aquí y ahora.
Locura y disfrute.
Dolor y ternura.
Sin lágrimas en los ojos,
en mi cuerpo.
Por volverme algo insensible a este momento.
A mi momento.

Cada vez más cerca
y al instante, lejos.

Pero yo seguiré riendo,
aunque piensen que estoy loca.