jueves, 13 de diciembre de 2012

Todo y nada.

Aquellas orillas del mar donde nos invocamos a los deseos del ayer
y nos decimos sin cesar que ya no hay vuelta atrás.
Mientras aquellos horizontes rotos
nos miran a lo lejos
con recuerdos vacíos.
Todo y nada,
aunque las estrellas luzcan pálidas
aunque te digan que no hay solución
o sin opción alguna,
todo y nada,
ocurre dentro de nosotros mismos
con alguna que otra esperanza en el mañana.
~