sábado, 11 de febrero de 2012

Cuando ya todo termina.

Eres luz cuando estoy ciega,
Eres sombra cuando por fin te veo,
Eres aire que camina por mi lado
y que, a veces, me asfixia.
Eres un mar lleno de miles de olas,
que chocan contra mí,
o yo contra ellas.
Y finalmente,
esa lucha constante se acaba.
Se apaga.
Nos perdimos.
Y ya no quedan más cerillas
para encender lo imposible.
Porque son tantas cosas...
que siento que cuando me miras,
no hace falta decir nada.
No hay palabra que valga,
porque de una u otra manera
todo esto que está aquí no valdrá para nada.