domingo, 12 de febrero de 2012

Cosas de la vida.

Todas las cosas apreciables en la vida se acaban en algún momento. Por motivo o sin motivo alguno, desaparecen. Sabemos que todo lo bueno no es eterno y, al contrario, todo lo mano tampoco dura para siempre. Aunque pase esto, TÚ decides si continúas y avanzas o te quedas de brazos cruzados a esperar lo que nunca llegará con esa actitud.
Estamos rodeados de cosas simples, complejas, perfectas o imperfectas que por alguna razón nos hacen vivir, sonreír, gritar, calmar, enfurecer,... Cosas diarias en las que podemos investigar, conocer y sacar nuestras propias conclusiones.
También, debemos mencionar, esos momentos que nos acompañan siempre, que nos sacan una sonrisa o alguna que otra lagrimilla cuando los recordamos.
Nos hacen sentir tantas cosas que, a veces, deseamos que no se acaben nunca o queremos volver a vivirlo.
Pero es la realidad: todo lo "bello" y "no bello" se termina.
La vida misma nos enseña a ser graciosos, amables, tímidos, desconfiados, groseros, FELICES... con nuestro alrededor y todo lo que nos pasa...  Todo ello nos hace sentir vivos, útiles en esta vida que, a veces, es deformante e injusta.
Con respecto a esto, todos somos libres para interpretar y vivir de la forma que queramos, todos podemos creer en lo imposible, creer en nuestra vida, creer en nosotros mismos para llegar a ser algo. Porque las cosas que mas deseamos no llegan solas, se construyen poco a poco con esfuerzo.
Por lo tanto, cada persona hace su vida de una manera diferente, y eso es lo que realmente nos caracteriza.

VIVE TU VIDA, PERO VÍVELA BIEN.