viernes, 13 de enero de 2012

Nada.

No te canto canciones de amor
porque no estoy enamorada.
No te miro a los ojos y te sonrío
porque ya no me inspiras nada.
No te siento en mi corazón
porque el tiempo ya se ha esfumado.
Y por eso, en simples palabras,
te digo que ya no queda absolutamente nada.