sábado, 28 de enero de 2012

Con silencio, sin silencio.

                          Silencio. 
                    Sólo querer silencio.
               Por un único momento, pero...
  Cuando miramos hacia la nada, llena de silencio.
Cuando miramos hacia las nubes, llenas de silencio.
              mirar hacia las cosas simples,
                 inanimadas o móviles,
                 inundadas de silencio.
    Hasta que de repente ya no son silencio.
   Y encuentras así el sonido del silencio.
              Parecía absoluto silencio.
                     Tan insonoro,
                  y sonoro a la vez.
                Tan necesario, 
              e innecesario a la vez.