lunes, 5 de diciembre de 2011

Bonito día.

Te levantas diferente. Con la energía suficiente. Sientes que vas a romper el mundo y todo lo que pase por delante.
¡Sí! Eres fuerte. ¡Hoy sí!.
Atrás quedarán los días amargos. Los días que no te sirvieron de nada, aunque sea sólo por hoy.