sábado, 30 de agosto de 2014

Adictos.

                                                   
                                                                   No hay peligro si no escuece el corazón - 
                                                                                                                 Dani Flaco.

La adicción que daña es pasar noches en vela,
llorando lágrimas desordenadas
y ardiendo en amores prohibidos.
Adictos a perder las noches y las mareas
de agotarse por la pena
siendo juzgados sin merecer
y con miedo a perder.

Quiero que decidas no caer
que despiertes a mi lado todos los días
y si tu quieres
te enseño a volar
a reírnos de nuestras tonterías
y a ser adictos sin obsesión.

No seas mi enemigo
no tengas miedo de decir te quiero
porque al final siempre es la misma historia...

domingo, 15 de junio de 2014

Huyendo.

Me gusta cuando amanece
y me miras como loco
cuando aflora el día
y arde más alto,
este frenesí de agua de coco.

Lento juego de miradas
lento juego de luces
que recorren tu costado
hacia dónde tú quieras.

Rumores quebrándose
que dejen paso a este arco de esperanzas
que huyan
como huyen mis horas perseguidas
entre lo ideal y lo real,
lo esperado e imaginado.

A veces no esperas nada
y es un luto
de este país en sueño.

A veces te recorre lo poco que queda
despertando los pájaros que dormían en tu alma
tiñéndola con una sonrisa
y cantar, correr, huir
hasta que se reviva el tiempo.


martes, 29 de abril de 2014

De casualidades y destinos se trataba.


                                                                                                                      Para ti,
                                                                                                                      dulce loco.


Me miraba al espejo cada mañana
por mi rostro y mi cuerpo pasaban los años
los recuerdos y los sueños,
los silencios y fuegos desabridos,
de una vida en solitario.

Esperando quién sabe qué
las horas pasaban
y el mundo se incendiaba.
En él la gente habla de destinos
de aquello que pasa por algo
de vidas enlazadas, 
de amores domesticados,
de los que se aferran a sus creencias,
y caminan por caminos ya andados.

Me negaba a creer en eso, claro.
Yo y mi mundo de puras casualidades
de idas y venidas,
de improvisaciones
y consecuencias meramente propias.

Pero un día apareciste tú,
te conocí silencioso y secreto
con esa avidez abrasadora
que desmoronaba todo,
todas mis imaginaciones de esta vida.

En ti me busqué y me encontré
con tanta facilidad que parecía increíble
dos personas tan distintas
y parecidas al mismo tiempo.
Una sonrisa nos llenaba,
una mirada bastaba.
Una vida que cambia
y no parece la misma.

La luz ya no se desmorona sobre mi rostro
en el espejo brilla algo distinto
casualidad o destino conocerte,
da lo mismo.
Porque el tiempo pasa pero no mata,
el tiempo late 
y te hace mirar diferente, 
a cada paso que avanzas.

domingo, 30 de marzo de 2014

Guerra de olvidos.

    
                                                                                                          Se me olvida que te perdí
                                                                                                             que la lluvia se nos echaba encima
                                                                                                             que vivíamos aniquilados por amor.


Tal parece que desvaneces
y no ofreces nada más que insatisfacción
Por ti reprimí mis canciones
mi locura y mis vuelos
nadie me intimidaba antes de ti
ganaste esta guerra
mi guerra de tropiezos.

Te quería aquí
pero no conseguimos mantenerlo a flote.
Ahora, vivimos aniquilados de los desechos
desaparecemos en el día
y tú revives en mis sueños
pero no ofreces nada más que versos vacíos
o besos que saben a poco.

Te quería aquí
pero sólo traes gotas de lluvia ácida
reprimidos al viento
nada me interesa más que esto
pero entiendo que ya nos perdimos hace tiempo.

martes, 25 de marzo de 2014

Noches de apatía.

                                                                                             Cuando estamos llenos de ilusiones
                                                                                             que florecen ante nosotros
                                                                                             y se esfuman como locas
                                                                                             caminando entre despojos.
                                                                                             Amigo, qué te voy a contar yo
                                                                                             si no sé nada del amor.



Y otra vez estoy aquí
otra vez duermo con pies fríos
desolados y distantes.
Te dejé pasar y volviste a por más.
Estás loco y no me fío
y este momento lo quiero contigo.

Abrígame cuando caiga la noche
porque seré más vulnerable que antes.
Ven, tiembla conmigo.
Te acaricio y te suspiro
y yo sigo sintiendo frío.
Las noches ya no nos sirven
se convirtieron en apatía
así que mírame sincero
sientes lo mismo que yo
nada.

domingo, 12 de enero de 2014

En este bar de sinceros.

Y la vida te da la espalda,
cuando crees que ya encontraste la solución perdida,
va y te tira una gota más que congelada.
Te amarga y te desarma,
tan dulce y temible
fugitiva de los sueños
que salen del alma
siendo eternos emigrantes
que vuelan ardientes de tu pecho,
sin mirar el tiempo que pasa.

Ven que te voy a contar
las veces que te quise en mi cama.
Ven sin disimular
tómate una copa en este bar
me voy a desahogar
eterno trágico.
Ven que pronto me absorberé
en esta copa vacía.
Yo quería sexo
y me convertí en amor.
Quién lo diría...

Y mañana...
¿qué coño?
mañana construiré otro muro de mentiras
porque somos así.
Bailamos a nuestro aire,
mentimos, tropezamos, lloramos
sonreímos, buscamos y amamos.
Todo sin darnos ni siquiera cuenta
la mayoría de las veces, es tarde
y así somos.


domingo, 8 de diciembre de 2013

Atrapada en llamas.

Me incorporo en la cama
intento mantenerme
apoyar la cabeza
pero está vacío
y me convierto en oscuridad
esperando para absorberme
en este trayecto,
con dirección a ninguna parte.

Allí estoy yo
donde quiera que tú estés,
y que mi cuerpo aguante
hasta que todo acabe.
Inhalo fuerte
no hay nada que quiera remediar
el dolor quema
y siempre resta.

Mis manos conservan tu aroma
y respiro, atrapada en llamas
mientras tú cantas, yo grito
pero mi cuerpo aguanta.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Autobúsqueda.

Llaman a mi puerta
- quizás sea la locura
que viene a buscarme-
Me despierto y tiro de ella haciéndome pequeña
tiro de la seda estropeada
de sensibilidades insensibles
y de vías invisibles que alcanzo con ansias
que vienen y van.

Este ánimo incontrolable que controla mi todo.
Aquello que daña
se escapa del alma
le dices y ya ha desaparecido.
No siempre es diamante
también, seda oscuridad.

Es algo distinto
eso lo he comprendido
y esto es necesario
es para acabar conmovidos
arropándonos uno al otro
viendo el mar imperturbable
siendo mariposa nocturna
buscando destinos en cadena.

Podría perderme, yo que sé
pero prefiero la emboscada
que me ayude a entender, a crecer.
Es una autobúsqueda
de mis más y mis menos
y créeme, es hermoso.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Con alas nuevas.

Escribo tu nombre en mi almohada
cálida y a la vez tan fría
llena de besos que cubrieron mi cuerpo
y que ahora inundan mis ojos.

Ya no me miro al espejo,
al menos ya no como antes,
él lo deslumbraba con su silueta
allí plasmado, tan dulce y risueño.

Ya no me pinto la cara de enamorada
ni destaco los besos allí grabados con colorete.
En cambio, maquillo una y otra vez cada matiz
maquillo a una chica distinta
ocultando los arañazos
y la desgana que desprende mi cuerpo cada día.
Me disfrazo de chica feliz
a la que nada le falta
y hasta me lo estoy creyendo.

Ya no sangro cuando me corto
ya mis venas no son sensibles
mis muñecas están cicatrizadas
y empiezan a brillar.

Vuelvo a andar sin tambalear
Vuelvo a hacer y no parar.
Llega el frío y le hago frente al miedo.
Cae la noche y ya no me asusta.

Atrás Melancolía.

Independiente, solitaria.

No cortarán mis alas.

Nadie me va a alcanzar.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Ahogos.

Hoy estoy aquí
para hablarte de sueños ahogados
que se escaparon arrolladores
antes del amanecer.
No florecieron jamás
sólo se convirtieron en tinieblas imborrables
dispuestas a arrancarme la piel
como tornados aborrecibles que arrasan
que desvanecen todo a su antojo.

Y luego le lloro al bolígrafo y a su papel
reclamando noches de estampa
jugosas e insaciables
una y otra vez.
Le lloro al canto de los pájaros
tan naturales e ingeniosos
que ya poco tienen que hacer conmigo
una y otra vez.

Alguien me dijo alguna vez
que no todo estaba perdido
aunque nada se sirve en bandeja.
Porque todo se reclama
todo se lucha
todo se acaba.
Me recuerda a ti
Tú perdido entre mis piernas
enlazado a mí en un sinfín.
Qué bonita estampa
que ya sólo existe en mi cabeza.

Mi imaginación cada día alcanza límites interminables
y tú apareces en ella
tan sonriente y despreocupado
humilde, consentido.
Pero tan fugaz a la vez
desapareciendo sin dejar rastro.
Y cuando vuelvo a lo real,
los amaneceres siguen preciosos
las olas ya alcanzan la perfección
y los pájaros cantan
regalando sus versos al cielo
como si nada de esto hubiese ocurrido.
Sólo encuentro un hueco vacío
aquí solo, corrosivo 
y distante en el olvido.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Emboscada.

Rozó mi corazón enfermizo.
Su almohada fue mi punto de apoyo.
Y el mar, mi soledad.

Las noches se hicieron tormentas
cuando dejó de nadar entre mis brazos
deslizándose entre olas
escapándose sin más.

Triunfé contra todas las emboscadas posibles
y ahora no consigo derribar la más difícil,
la mía propia, que no quiere olvidar.

Estoy viva.
No me preguntes por qué
No importa lo que sucederá
las pasiones que recorrerán esto,
este sistema frío
que está llegando a su final.

Ven y dime la verdad.
Sigo viva.

domingo, 27 de octubre de 2013

Noches de Domingo.

Alguien dijo que se pierden cosas por el camino
y yo sólo sé que los días grises son nostalgias
que lloran
que se apagan
aunque te guiñen un ojo
para distraerte de lo que arrastras
para invitarte al olvido
para ser y respirar hasta el fondo
para amarte una y otra vez
para que seas consecuente
y ordenes tus pensamientos.

Sigues sola,
pero tu corazón todavía late
y lo hace tan fuerte
preparado para un nuevo comienzo
en esta Noche de Domingo.
Libre y sin registro.

Cenizas de una canción de amor.

Te llamo a la puerta
pero la encuentro vacía.
Llueve
pero no me importa.
Ya estoy aquí.
Ya sabes la canción
aunque esté llena de silencios,
ya poco aventurados.
No puedo hacer nada
excepto besarte por medio de estas letras.
Me paso el día empujando
para que lo entiendas.
Huyendo de mí cuando no estoy contigo.
Huyendo de la gente y de las dudas
y adentrándome en el mar
con mi amor quemándose 
en la hoguera, a orillas del mar.
Sin dejar nada más que las pobres cenizas oscuras
de una mujer que ya transita al otro lado de la orilla.

domingo, 20 de octubre de 2013

Ensueño.

Alguna vez desperté
con la cara pintada,
pintada de tu aliento y de tu risa.

Alguna vez intenté en este ensueño
dibujarte al lado mío
tan cálido y profundo
tan distraído y desparpajado.
Alguna vez lo intenté...

No obstante, cuando despierto,
despierto con cuerdas de guitarra desgarradas
con la voz quebrante
con sonidos turbios
y con la cara pintada de tatuajes,
de tatuajes que no dibujan lo que siento.

Desperté sin ansias de desenfreno
con el seguro puesto a todas partes
con paso firme y sin torbellinos alrededor.
Calmada, frente al espejo.
Pobre animal escondido.
Pobre animal desvalido.
Y así todos los días, ensueño.

jueves, 17 de octubre de 2013

Grito al mundo.

Nos hacemos pequeños poco a poco.
Nos ahogamos en las sombras
gritándonos al oído
quemándonos de la niebla
y rendidos del cansancio.

Porque no nos toman en serio.
Se ríen en nuestras caras,
se ocultan con máscaras
y fingen que nos favorecen.

Altos cargos de mierda.
Superiores de pacotilla
que sólo quieren salvarse el culo.
Y mientas nosotros morimos,
de mil formas distintas.